Coloriuris

Prestador de servicios de confianza saber más

La competencia es sana

Y es, precisamente, lo que intentamos fomentar desde ColorIURIS.

La cultura libre tal y como la entendemos nosotros – al igual que el software libre, del que hablaremos en otro momento – supone la proscripción de los monopolios; el cumplimiento del ideal comunitario: la libre circulación de personas, bienes y capitales … también la libre circulación de derechos (y, entre ellos, de los derechos de autor), con una flexibilización de los derechos patrimoniales acorde con la realidad red y respeto a los derechos morales en tanto que derechos inherentes de la personalidad; cohonestando el derecho de libre acceso a la cultura con el derecho a la protección de los derechos de autor, tal y como se define en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Todo ello desde el rigor jurídico del sistema continental de derechos de autor en cuanto al fondo, y de la normativa comunitaria en cuanto a la forma (protección de datos, terceros de confianza, defensa de consumidores y usuarios, contratación electrónica … etc.).

De aquí nacen las críticas que hemos venido lanzando a la propuesta estadounidense de Creative Commons y el resto de soluciones de licenciamiento, que no responden a estos postulados.

No obstante, ello no implica un rechazo a la competencia (Creative Commons no es competencia de ColorIURIS), sino todo lo contrario, la aparición de competencia refuerza nuestro mensaje.

Y, en este sentido, es obligado mencionar la aparición en España de varias iniciativas que si bien no compiten de forma global con nuestra plataforma, si lo hacen en alguno de los apartados que conforman ColorIURIS.

Creativeleft.- No proponen un sistema de licenciamiento alternativo, ni basan su modelo de negocio en el registro de creaciones digitales (quizás por ello han obviado el sellado de tiempo y la concurrencia de terceros de confianza), pero efectivamente, suponen una competencia con nuestro ColorIURIS Patrimonial … y dado que la mercantil responsable del proyecto inició sus actividades el 15 de noviembre no parece aventurado afirmar que fuimos los primeros; y así lo reconocen en el video promocional al referenciar nuestro logotipo (lo que les honra).

Safe Creative.- A pesar de lo que informaron en su nota de prensa, lo cierto es que son tan sólo – lo que no es poco – un registro online de creaciones digitales. Tampoco cuentan con sellado de tiempo emitido por una autoridad de certificación reconocida por el Ministerio de Industria de España y podría decirse que compiten con ColorIURIS en la labor de registro de contenidos (una de las «patas» accesorias – atendiendo a la importancia del resto de características – de nuestro sistema). Esta mercantil dió comienzo sus actividades a primeros de julio de 2007, por lo que también, cronologicamente, son posteriores a nosotros.

Tractis.- Se presentó en sociedad en el evento Web 2 Beta, organizado por el Instituto de Empresa. Cuatro días antes habíamos dado a conocer nuestra beta.

Juridicamente, aunque no cuentan entre sus filas con juristas, es el proyecto que más se acerca a nuestra filosofía: la contratación online; si bien de ámbito más amplio; dado que la plataforma está ideada para cualquier tipo de contrato en línea, y no sólo para la cesión de derechos de autor como es ColorIURIS. Es la única de las tres que respeta la Ley Orgánica de Protección de Datos, tanto a nivel jurídico como técnico si bien su fichero -todavía no- aparece en la página oficial de la Agencia Española de Protección de Datos . Cuentan con una característica similar – aunque más completa – a las licencias Copizero; la posibilidad de aplicar a los contratos la firma electrónica – funcionalidad que en ColorIURIS estamos postergando a la espera de que la utilización de la misma esté más consolidada en el ámbito comunitario – y aplican un sellado de tiempo propio. No ofrecen un sistema alternativo de licenciamiento, ni registran los contenidos digitales. Como me decía ayer uno de sus impulsores, David Blanco, pretenden ser una plataforma neutra.

Con Tractis – atendido el tratamiento riguroso de la normativa en materia de contratación y el respeto por la protección de datos – se darán, a buen seguro, interesantes sinergias con ColorIURIS; las otras dos plataformas, por el momento, carecen de solidez jurídica; si bien, en descargo de Creativeleft hay que decir que todavía no «se han presentado en sociedad»; y es muy probable que estén solucionando estas cuestiones antes de ver la luz.

La competencia, aunque sea parcial, es buena y confirma que la filosofía que subyace a nuestra iniciativa tiene un hueco en la sociedad de la información.

ACTUALIZACIÓN: El fichero de Tractis YA aparece en la AEPD.


Contrato Coloriuris

2 comentarios en “La competencia es sana

  1. Hola Pedro,

    Muchas gracias por la mención. Entre todos estamos creando un «mercado» nuevo que hará Internet (aún) más potente y nos llevará un paso más adelante.

    Como bien señalas nuestro foco no está en las licencias ni en ningún otro tipo de documento específico. La vocación de Tractis es proporcionar la mejor infraestructura posible (negociación, almacenamiento, preservación, etc.) para la contratación online en general y dejar que otros construyan servicios sobre dicha infraestructura. Tractis aspira a ser un punto neutro de contratación con respecto a métodos de autenticación y firma, despachos de abogados, vendedores de tecnología y autoridades de certificación (sean gubernamentales o privadas). Nuestra aspiración es trabajar para aceptarlos todos y dejar que sean los prestadores de servicios los que elijan cuales ofrecen y los usuarios cuales utilizan.

    Aprovecho para señalar que nuestro fichero ya aparece en la página de la Agencia de Protección de Datos y reiterar que nos encantaría colaborar con ColorIURIS.

    Un saludo,

    David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =