Coloriuris

Prestador de servicios de confianza saber más

¿Actúa ahora la ley?

Mientras se recupera blogespierre (técnica y animicamente) estoy de okupa en mi otra casa; y aunque éste es un weblog corporativo – o quizás precisamente por eso – me ha parecido que era obligado hacerse eco de este meme al que nos invita Egaleradas; así que, cual estudiante malcriado, corto y pego:

Bomba. Imagen del álbum en Flickr de ten safe frogs

“Por si alguien anda perdido, Genbeta (seguramente este enlace hoy no funcione… sigue leyendo) es uno de los sitios de referencia de la blogosfera hispana. El sitio pertenece a la red comercial de blogs de Weblogs S.L., la mayor a nivel español. Al parecer, y tal y como han reconocido desde la propia empresa, la página está sufriendo un ataque DDOScaída del servidor en el que está alojada. (enlazo porque es demasiado técnico para mi) que ha provocado la

El desencadenante del ataque ha sido la publicación de este post (acá en la caché de Google) que copio y pego (vía Emilcar y Cabreados) como manera de solidarizarme con la gente de Genbeta:

Parece mentira que después de tanto tiempo (¡años ya!) del invento de este fraude todavía haya gente que siga cayendo en él. Es muy simple, y seguro que muchos lo conocéis, simplemente se trata de páginas que ofrecen el servicio de mostrarte quién te tiene como no admitido o te ha eliminado del mésenyer a cambio de que les des tu datos de conexión, es decir, tu usuario y contraseña. Creía que este negocio ya estaba más que muerto, pero hoy mismo un par de contactos míos me han saltado con la típica ventanita que me acceda a una de esas páginas para que me lea el futuro.

Como norma general, dar la contraseña de tu correo a alguien que no pertenezca a tu familia ya es un suicidio tecnológico, y en este caso sería como darle la contraseña de tu tarjeta de crédito a una persona desconocida para que te muestre el dinero que tienes. ¿Quieres saber qué es lo que hacen? La mayoría de páginas, después de mostrarte esa información, se conectan a tu cuenta varias veces al día para molestar a todos tus contactos con spam descarado. Lo que es peor, esto puede colapsar tu cuenta y no sería raro que la perdieras para siempre, o al menos que la conexión sea pésima. Así que ya sabes, no des tu contraseña a ningún sitio web, o atente a las consecuencias.

Pero claro, ¡tú quieres saber quién te tiene como no admitido! Sorpresa: esos sitios, además de ser peligrosos, no funcionan. Microsoft cambió hace tiempo el protocolo para que los servidores de msn no difundieran esta información. Antes sí podías, pero ahora mismo ni siquiera puedes saber el estado de otra persona sin que ella te invite/admite o sin saber la contraseña de la cuenta (sin cambiar la configuración de la cuenta). Sin rebuscar demasiado, algunos sitios fraudulentos que siguen esta práctica serían: blockoo.com, scanmessenger.com, detectando.com, quienteadmite.info, checkmessenger.net, blockstatus, etc… Todos ellos son potenciales phishing, y ninguno funciona más allá de recolectar cuentas de correo.

Disculpad los lectores avanzados que ya habéis dejado atrás este tipo de engaños facilones hace mucho tiempo, pero es que hoy me he vuelto a conectar al messenger por obligación y me he dado cuenta de que las cosas han cambiado muy poquito.

Y he aquí el correo amenazante recibido por Genbeta:

Les comento que si no sacan esta nota [url de la entrada en cuestión] su pagina sufrira una denegacion masiva enorme, desde un datacenter de china, la cual no la podran detener, y es tan fuerte, que podra afectar toda la red donde alojan, es decir, a otros servidores dedicados.

(…) El motivo es simple, la gente como ustedes me da por las bolas, se la pasan hablando sin fundamentos, o acaso auditaron algun servidor y tienen constancia alguna de que esas web hagan «pishing» entonces para que hablan?

(…) ASI QUE HASTA QUE NO LA SAQUEN, GENBETA.COM NO FUNCIONARA.

CIUDAD DEL ESTE Y EL GRUPO CHINA SE ENCARAGA DE ESTO

Por eso propongo convertir el post en una especie de ‘meme solidario’ para que la información que contenía siga circulando. Y ahora que los responsables del ataque empiecen a tirar abajo servidores…

Mucha gente se ha hecho ya eco de la noticia, incluso está entre las más meneadas.

Actualización (08/02/2008 – 12:03).- Interesante apunte de José Luis Perdomo, de Bitacoras.com, Ataque a Genbeta, ataque a todos

Cabecera de emilcar en solidaridad con Genbeta

Actualización 2 (08/02/2008 – 14:44).- Veo que Emilio hasta ha cambiado la cabecera de su blog por esta otra imagen.

Actualización 3 y me voy a comer! (08/02/2008 – 16:01).- Me avisa Pep en los comentarios que el logo es suyo y está a disposición de cualquiera que quiera usarlo.”

Pensarán ustedes que peco de oportunista (están ustedes en su perfecto derecho), pero no me parece ocioso recordar en este momento una de las modificaciones que establece la L.I.S.I. en la L.S.S.I.C.E.; concretamente la de su artículo 8, que queda redactado del siguiente tenor:

«Artículo 8. Restricciones a la prestación de servicios y procedimiento de cooperación intracomunitario.

1. En caso de que un determinado servicio de la sociedad de la información atente o pueda atentar contra los principios que se expresan a continuación, los órganos competentes para su protección, en ejercicio de las funciones que tengan legalmente atribuidas, podrán adoptar las medidas necesarias para que se interrumpa su prestación o para retirar los datos que los vulneran. Los principios a que alude este apartado son los siguientes:

a) La salvaguarda del orden público, la investigación penal, la seguridad pública y la defensa nacional.

b) La protección de la salud pública o de las personas físicas o jurídicas que tengan la condición de consumidores o usuarios, incluso cuando actúen como inversores.

c) El respeto a la dignidad de la persona y al principio de no discriminación por motivos de raza, sexo, religión, opinión, nacionalidad, discapacidad o cualquier otra circunstancia personal o social, y

d) La protección de la juventud y de la infancia.

En la adopción y cumplimiento de las medidas de restricción a que alude este apartado se respetarán, en todo caso, las garantías, normas y procedimientos previstos en el ordenamiento jurídico para proteger los derechos a la intimidad personal y familiar, a la protección de los datos personales, a la libertad de expresión o a la libertad de información, cuando estos pudieran resultar afectados.

En todos los casos en los que la Constitución y las leyes reguladoras de los respectivos derechos y libertades así lo prevean de forma excluyente, sólo la autoridad judicial competente podrá adoptar las medidas previstas en este artículo, en tanto garante del derecho a la libertad de expresión, del derecho de producción y creación literaria, artística, científica y técnica, la libertad de cátedra y el derecho de información.

2. La adopción de restricciones a la prestación de servicios de la sociedad de la información provenientes de prestadores establecidos en un Estado de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo distinto a España deberá seguir el procedimiento de cooperación intracomunitario descrito en el siguiente apartado de este artículo, sin perjuicio de lo dispuesto en la legislación procesal y de cooperación judicial.

3. Cuando un órgano competente acuerde, en ejercicio de las competencias que tenga legalmente atribuidas, y de acuerdo con lo dispuesto en el párrafo a) del apartado 4 del artículo 3 de la Directiva 2000/31/CE, establecer restricciones que afecten a un servicio de la sociedad de la información que proceda de alguno de los Estados miembros de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo distinto de España, dicho órgano deberá seguir el siguiente procedimiento:

a) El órgano competente requerirá al Estado miembro en que esté establecido el prestador afectado para que adopte las medidas oportunas. En el caso de que no las adopte o resulten insuficientes, dicho órgano notificará, con carácter previo, a la Comisión Europea o, en su caso, al Comité Mixto del Espacio Económico Europeo y al Estado miembro de que se trate las medidas que tiene intención de adoptar.

b) En los supuestos de urgencia, el órgano competente podrá adoptar las medidas oportunas, notificándolas al Estado miembro de procedencia y a la Comisión Europea o, en su caso, al Comité Mixto del Espacio Económico Europeo con la mayor brevedad y, en cualquier caso, como máximo, en el plazo de quince días desde su adopción. Así mismo, deberá indicar la causa de dicha urgencia.

Los requerimientos y notificaciones a que alude este apartado se realizarán siempre a través del órgano de la Administración General del Estado competente para la comunicación y transmisión de información a las Comunidades Europeas.

4. Los órganos competentes de otros Estados Miembros de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo podrán requerir la colaboración de los prestadores de servicios de intermediación establecidos en España en los términos previstos en el apartado 2 del artículo 11 de esta ley si lo estiman necesario para garantizar la eficacia de las medidas de restricción que adopten al amparo del apartado anterior.

5. Las medidas de restricción que se adopten al amparo de este artículo deberán, en todo caso, cumplir las garantías y los requisitos previstos en los apartados 3 y 4 del artículo 11 de esta ley.»

En la confianza de que los ablogados de la red contribuirán con el resto de normas dictadas en el Estado Español en esta línea no me queda sino un par de reflexiones:

1ª.- “a lo mojó” no es malo que pongamos alguna puerta (jurídica) al campo ¿no?

2ª.- “a lo mojó” traer la ley a la red es más positivo que negarnos el beneficio del límite a la copia privada a los apañoles.



post.png

Contrato Coloriuris

“cosas leyeres …”

Cito la cabecera de esta noticia publicada por Aragón Digital (la negrita es mía):

De acuerdo con un informe realizado para el Consejo General del Poder Judicial, el 6,6% de los adolescentes aragoneses de entre 12 y 17 años pertenece a algún grupo juvenil delictivo. De este documento, también se desprende que la edad de 13 años es la etapa biográfica clave en la que los jóvenes se inician en conductas problemáticas. Según este informe, las conductas antisociales y delictivas más comunes son bajar música por Internet, beber alcohol, fumar porros y participar en peleas.

No he accedido al informe; pero de ser cierto que dice lo que dicen que dice alguien debería desautorizar a los firmantes del mismo. El informe se refiere a España, y en España bajarse música por Internet no es ni antisocial ni delictivo ¿o es que el Consejo General del Poder Judicial va por un lado y las Ilmas. Audiencias Provinciales (Salas de lo Penal) van por otro lado?

Contrato Coloriuris

La competencia es sana

Y es, precisamente, lo que intentamos fomentar desde ColorIURIS.

La cultura libre tal y como la entendemos nosotros – al igual que el software libre, del que hablaremos en otro momento – supone la proscripción de los monopolios; el cumplimiento del ideal comunitario: la libre circulación de personas, bienes y capitales … también la libre circulación de derechos (y, entre ellos, de los derechos de autor), con una flexibilización de los derechos patrimoniales acorde con la realidad red y respeto a los derechos morales en tanto que derechos inherentes de la personalidad; cohonestando el derecho de libre acceso a la cultura con el derecho a la protección de los derechos de autor, tal y como se define en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Todo ello desde el rigor jurídico del sistema continental de derechos de autor en cuanto al fondo, y de la normativa comunitaria en cuanto a la forma (protección de datos, terceros de confianza, defensa de consumidores y usuarios, contratación electrónica … etc.).

De aquí nacen las críticas que hemos venido lanzando a la propuesta estadounidense de Creative Commons y el resto de soluciones de licenciamiento, que no responden a estos postulados.

No obstante, ello no implica un rechazo a la competencia (Creative Commons no es competencia de ColorIURIS), sino todo lo contrario, la aparición de competencia refuerza nuestro mensaje.

Y, en este sentido, es obligado mencionar la aparición en España de varias iniciativas que si bien no compiten de forma global con nuestra plataforma, si lo hacen en alguno de los apartados que conforman ColorIURIS.

Creativeleft.- No proponen un sistema de licenciamiento alternativo, ni basan su modelo de negocio en el registro de creaciones digitales (quizás por ello han obviado el sellado de tiempo y la concurrencia de terceros de confianza), pero efectivamente, suponen una competencia con nuestro ColorIURIS Patrimonial … y dado que la mercantil responsable del proyecto inició sus actividades el 15 de noviembre no parece aventurado afirmar que fuimos los primeros; y así lo reconocen en el video promocional al referenciar nuestro logotipo (lo que les honra).

Safe Creative.- A pesar de lo que informaron en su nota de prensa, lo cierto es que son tan sólo – lo que no es poco – un registro online de creaciones digitales. Tampoco cuentan con sellado de tiempo emitido por una autoridad de certificación reconocida por el Ministerio de Industria de España y podría decirse que compiten con ColorIURIS en la labor de registro de contenidos (una de las “patas” accesorias – atendiendo a la importancia del resto de características – de nuestro sistema). Esta mercantil dió comienzo sus actividades a primeros de julio de 2007, por lo que también, cronologicamente, son posteriores a nosotros.

Tractis.- Se presentó en sociedad en el evento Web 2 Beta, organizado por el Instituto de Empresa. Cuatro días antes habíamos dado a conocer nuestra beta.

Juridicamente, aunque no cuentan entre sus filas con juristas, es el proyecto que más se acerca a nuestra filosofía: la contratación online; si bien de ámbito más amplio; dado que la plataforma está ideada para cualquier tipo de contrato en línea, y no sólo para la cesión de derechos de autor como es ColorIURIS. Es la única de las tres que respeta la Ley Orgánica de Protección de Datos, tanto a nivel jurídico como técnico si bien su fichero -todavía no- aparece en la página oficial de la Agencia Española de Protección de Datos . Cuentan con una característica similar – aunque más completa – a las licencias Copizero; la posibilidad de aplicar a los contratos la firma electrónica – funcionalidad que en ColorIURIS estamos postergando a la espera de que la utilización de la misma esté más consolidada en el ámbito comunitario – y aplican un sellado de tiempo propio. No ofrecen un sistema alternativo de licenciamiento, ni registran los contenidos digitales. Como me decía ayer uno de sus impulsores, David Blanco, pretenden ser una plataforma neutra.

Con Tractis – atendido el tratamiento riguroso de la normativa en materia de contratación y el respeto por la protección de datos – se darán, a buen seguro, interesantes sinergias con ColorIURIS; las otras dos plataformas, por el momento, carecen de solidez jurídica; si bien, en descargo de Creativeleft hay que decir que todavía no “se han presentado en sociedad”; y es muy probable que estén solucionando estas cuestiones antes de ver la luz.

La competencia, aunque sea parcial, es buena y confirma que la filosofía que subyace a nuestra iniciativa tiene un hueco en la sociedad de la información.

ACTUALIZACIÓN: El fichero de Tractis YA aparece en la AEPD.


Contrato Coloriuris

¿Dónde están mis creaciones?

Según donde estén se aplicará una u otra solución 😉

ColorIURIS para sitios web.

Porque los sitios web; y concretamente las bitácoras o weblogs están protegidos por la normativa de derechos de autor y son – en la Web 2.0 – paradigma de divulgación de la cultura. Por ello nuestros primeros colores fueron para ellas.

Primero para autores de España y unos pocos paises de Iberoamérica; más tarde para autores de toda Iberoamérica y la península ibérica; hoy también para Irlanda y Estados Unidos; mañana … mañana para autores de todo el mundo.

El acuerdo de licencia (contrato) se presenta al usuario final junto al contenido; de forma que el weblog se visualiza de forma directa.

ColorIURIS para contenidos en línea.

Sin embargo, los sitios web no son homogéneos, ni en cuanto al tipo de contenidos (texto, música, fotografía …) ni en cuanto al binomio divulgación-protección que buscan sus creadores.

De esta necesidad nació ColorIURIS para contenidos en línea; que permite definir una política de derechos de autor distinta para cada creación.

El acuerdo de licencia (contrato) se presenta al usuario final junto al contenido, que se visualiza – al igual que en el caso anterior – de forma directa.

ColorIURIS para contenidos albergados en los servidores del autor, o de un tercero.

Al elegir esta opción el acuerdo de licencia (contrato) ColorIURIS se presenta al usuario final ofreciendo la aceptación de las condiciones decididas por el autor con carácter previo a la descarga/ visualización del contenido.

Porque la libre difusión de la cultura y la información, y la voluntad del autor de compartir sus creaciones no colisiona con el respeto a sus derechos morales, ni a la forma en que quiere ceder sus derechos patrimoniales.

En los tres supuestos tanto el acuerdo de licencia (contrato) personalizado como las sucesivas aceptaciones quedan registrados y depositados en el tercero de confianza elegido por el titular de los derechos.

ColorIURIS para contenidos albergados en el servidor de ColorIURIS

Al igual que en el caso anterior con esta opción el acuerdo de licencia (contrato) ColorIURIS se presenta al usuario final ofreciendo la aceptación de las condiciones decididas por el autor con carácter previo a la descarga/ visualización del contenido (quedando registrada y depositada en un tercero de confianza).

Como valor añadido a la labor de los terceros de confianza (reconocidos en el artículo 25 L.S.S.I.C.E.), los contenidos son depositados ante Notario; y, si es deseo del creador de los contenidos, pasan a engrosar el repositorio de obras libres, creado al amparo de la Disposición Adicional Tercera de la L.P.I. española.

ColorIURIS para contenidos tangibles

Así es como denominamos a los contenidos no digitales; como un libro editado en papel, un CD de música … Con esta modalidad el sistema ColorIURIS facilita a los creadores de contenidos la posibilidad de contar con un contrato en línea (registrado y depositado en el Tercero de Confianza escogido por el titular de los derechos), con una url única a la que pueden acceder los usuarios finales para aceptar los acuerdos de licencia (contratos) con condiciones más beneficiosas para los usuarios que las que resultan de la aplicación automática de la normativa de derechos de autor.