Coloriuris

Prestador de servicios de confianza saber más

Naturaleza jurídica de las licencias

El pasado cinco de enero de 2005 se suscitó un ¿agrio? ¿interesante? debate en blogespierre en torno a la naturaleza jurídica de las licencias (concretamente de las licencias CC).

Algunas personas vinculadas a la mercantil estadounidense (en cuanto movimiento, no como asalariados) discrepaban sobre el particular; mientras unos las consideraban declaraciones unilaterales de voluntad (permisos con condiciones) otros – con mayores conocimientos jurídicos – buscaban alambicados argumentos para incardinarlas entre los contratos (cuestión sobre la que también hubo una anotación en blogespierre) ; defendiendo con ello su legalidad a los ojos del derecho continental.

El tiempo – ese gran Juez – ha dado la razón a quienes, como Javier Candeira, postulaban que las licencias son permisos condicionados y, por tanto, a quienes sostenemos que estas declaraciones unilaterales de voluntad son ajenas al derecho continental, y sólo tienen sentido en el marco del derecho anglosajón del que proceden.

La noticia, que me llega vía Carolina Botero, trata sobre la Resolución dictada por la Corte de Apelación para el Circuito Federal U.S.A. (La Corte para Propiedad Intelectual en los EEUU), y se trata de la interpretación de Laurence Lessig, de la que extracto:

“En términos no-técnicos, la Corte sostuvo que las licencias libres, como las licencias CC, establecen condiciones (más que pactos) para el uso de trabajos sujetos al Copyrigth (derecho de autor). Cuando usted viola la condición, la licencia desaparece, lo que significa que usted es simplemente un infractor del copyright.”

Todavía habrá quien tratará de hacernos comulgar con ruedas de molino, y defender lo cool más allá de los derechos de los autores y los usuarios de la cultura; sin embargo, en Derecho las cosas son lo que son, y no lo que pretendemos que sean.

Las licencias NO son contratos, y son contrarias al ordenamiento jurídico de los Estados regidos por el Derecho latino.

Contrato Coloriuris